FANDOM


TTHE
como paso el nivel 898 de pet rescue



En el grado más bajo de la escala social se encontraban los esclavos, pues suponía una institución universal en el mundo antiguo. Acaso una tercera parte de los habitantes de Atenas eran esclavos. No tenían derecho a participar en la vida pSe denomina grupo a la pluralidad de individuos que se hallan en contacto unos con otros, que tienen en cuenta la existencia unos de otros y que tienen conciencia de cierto elemento común de importancia.

El sedentarismo, fue la primera manifestación de agrupación del hombre, debido a la búsqueda del espíritu y la acción, ya que al vivir a merced de la naturaleza y en condiciones extremadamente precarias, se vio en la necesidad de organizarse en pequeños grupos y asentarse en un lugar, aprendiendo de esta forma a convivir con más seres de su misma especie y repartiendo deberes y obligaciones tales como el cultivo y la caza. Después, el mismo hombre primitivo, aprendiendo a vivir en conjunto con otros seres, forma la primera institución social: la familia, cuya evolución es importante por ser la primera unión con otros seres biológicamente necesarios.


Nadie sabe en sí cuándo surge la familia como tal, porque no existen modos, ni formas, ni medios con los cuales pueda estructurarse el conocimiento de la familia primitiva, desde que un hombre empezó a vivir con una mujer, hasta el nacimiento del primer hijo y su convivencia. Lo cierto es que marcó la pauta para la primera estructura social. Con el tiempo, y con la ayuda del medio ambiente y la familia, se desarrollan ciertas formas pre-estatales como:


La banda y la tribu



La horda

La gens

El clan y el tótem

El tabú

El carisma


Los primeros hombres y mujeres se agruparon como hordas, es decir, se juntaban momentáneamente para satisfacer sus necesidades más básicas, iban de aquí para allá sin establecerse en ningún lugar. La humanidad fue haciendo con las manos y pensando con la cabeza. Es así como el cerebro sabe “los por qué” y las manos “el cómo”. Haciendo y pensando, pensando y haciendo lograron cambiar y transformar lo que los rodeaba y a su vez fueron modificados por lo que ellos mismos produjeron. Intercambiando experiencias inventaron las primeras herramientas (cuerdas, cuchillos, punzones, lanzas) y con ellas empezaron a organizarse. Comenzó el trabajo, la agricultura y la ganadería. Transmitiendo sus conocimientos de generación en generación, crearon la cultura. Empezaron organizándose en grandes familias o clanes, estableciéndose en tierras a orillas de los ríos o en valles fértiles; luego se unieron varios clanes bajo un solo mando y surge una nueva forma de organización social: la tribu. Posteriormente para defenderse mejor de las guerras y obtener mayor bienestar estas tribus se agruparon en un solo lugar, la ciudad, y bajo un solo mando, el estado. De esta manera, del miedo a la confianza, de la rivalidad a la cooperación los seres humanos fueron comprendiendo que el camino de su desarrollo pasa inevitablemente por el contacto social y la necesidad de organizarlo de manera creadora.


  • CLANES

El origen de un clan puede tener un carácter histórico o legendario, es decir, que puede que se conozca el personaje histórico (un antiguo jefe de un determinado linaje, un antiguo jefe militar) que dio nacimiento al clan o puede que su origen se pierda en la leyenda. El clan suele ser quien crea las leyes que rigen el funcionamientos de las entidades sociales inferiores (linajes, familias) en lo referente a la propiedad, herencia (patrilineal o matrilineal), matrimonio, formas de administración de la justicia, etc. La movilidad de las sociedades contemporáneas va haciendo perder poco a poco el carácter territorial que tuvieron los clanes en tiempos pasados.

olítica. Pero esto se veía normal en aquella época, pues eran vistas como personas trabajadoras natas y con virtudes para tal empeño. De hecho Aristóteles consideraba deseable que todo el trabajo manual lo realizasen los esclavos para que los ciudadanos pudieran tener el ocio que les permitiera participar en la política.


El segundo grupo importante lo componían los extranjeros residentes o metecos. Muchos de ellos no eran simples transeúntes sino que vivían ahí desde hace varios años. Pero no había forma de naturalización legal y la residencia durante varias generaciones no convertía a los metecos en ciudadanos. Al igual que el esclavo, no tomaba parte en la vida política de la ciudad, aunque era hombre libre y su exclusión tampoco implicaba una discriminación social con él. Aquí se demuestra como el concepto de democracia ha variado con el paso del tiempo; hoy en día se requiere que todos los ciudadanos de un país tengan derecho a votar a un representante o grupo de representantes para que sea considerado país demócrata, sin exclusiones.


Finalmente, encontramos el cuerpo de ciudadanos, o sea quienes eran miembros de las polis y tenían derecho a tomar parte en su vida política. Este privilegio se obtenía por nacimiento, pues el griego seguía siendo ciudadano de la polis a la que pertenecían sus padres. Además, a lo que daba derecho la ciudadanía era a ser miembro de la ciudad estado, es decir, a un mínimo de participación en la actividad política o en los asuntos públicos. Este mínimo podía no ser más que el privilegio de asistir a la asamblea de la ciudad, cosa que podía tener mayor o menor importancia, según el grado de democracia que prevaleciese en aquélla, podía comprender también la capacidad de ser designado para una serie mayor o menor de cargos públicos. Lo que hay que hacer resaltar es que para un griego, la ciudadanía significaba siempre esa participación, cualquiera que fuese su grado. .

SISTEMAS DE GOBIERNOEditar

Teocracia

Una teocracia (del griego Théos: Dios) y (Cracia: gobierno), gobierno de Dios, es una forma de gobierno en la que los líderes gubernamentales coinciden con los líderes de la religión dominante y las políticas de gobierno son idénticas o están muy influidas por los principios de la religión dominante. Normalmente el gobierno afirma gobernar en nombre de Dios o de una fuerza superior, tal como especifica la religión local. El sistema teocrático más antiguo conocido dataría de las sociedades tribales primitivas en donde en muchos casos el chamán ejercía un doble rol como líder espiritual y jefe tribal. Dicho sistema está contenido en los libros de Moisés que contienen las Leyes dictadas por Yahve. El faraón en el antiguo Egipto era a la vez, sacerdote y representante de los dioses. Existen otros tipos de teocracias o seudoteocracias. Un ejemplo es el cesaropapismo, en que el poder es compartido entre un líder secular (un emperador, un César) y un líder religioso (un papa). La teocracia también puede ser ejercida directamente por el clero (como ocurre en Irán) o indirectamente (como a través del derecho divino de los reyes).


Ejemplos de gobiernos teocráticos que ya no están vigentes fueron el Califato del Imperio islámico, el gobierno del emperador de Japón que era considerado un dios viviente en tiempos antiguos, el gobierno del Dalái Lama en Tíbet y el gobierno del Bogd Khan en Mongolia. El Imperio Sij de la India también fue una forma de gobierno teocrática durante su existencia, y en alguna medida, se aplicaría lo mismo a Inglaterra, ya que el Rey de Inglaterra era a su vez, cabeza de la Iglesia de Inglaterra. Esta forma de gobierno fue apoyada por el reformista Juan Calvino.


Sin embargo resulta difícil definir hasta que punto un gobierno es teocrático o monárquico ya que muchas monarquías se definen como "divinas" en naturaleza o están directamente relacionadas con una religión. El zar de Rusia, por ejemplo, con la Iglesia Ortodoxa Rusa, el rey de Tailandia con el budismo, el emperador de China considerado un ser divino (de allí el término Imperio Celestial), el rey de Bután con el lamaísmo, etc.


Diferentes líderes han sido tanto políticos como religiosos. Tres casos similares serían los del Papa dentro de la Iglesia Católica, el Califa del Islam y el Dalái Lama en el budismo tibetano.

  • Estados Imperiales (Antiguos y Modernos)

Imperio Romano El imperio romano fue una etapa de la civilización romana en la antigüedad clásica, posterior a la República romana y caracterizada por una forma de gobierno autocrática. El nacimiento del Imperio viene precedido por la expansión de su capital, Roma, que extendió su control en torno al Mar Mediterráneo. Bajo la etapa imperial los dominios de Roma siguieron aumentando hasta llegar a su máxima extensión durante el reinado de Trajano, momento en que abarcaba desde el Océano Atlántico al oeste hasta las orillas del Mar Caspio, el Mar Rojo y el Golfo Pérsico al este, y desde el desierto del Sahara al sur hasta las tierras boscosas a orillas de los ríos Riny, Danubio y la frontera con Caledonia al norte. Su superficie máxima estimada sería de unos 6,5 millones de km².


El Sacro Imperio Romano Germánico

En alemán: Heiliges Römisches Reich y en latín: Sacrum Romanum Imperium; para distinguirlo del Reich Alemán, fundado en 1871, también es conocido como el Primer Reich o Imperio antiguo, fue una agrupación política ubicada en la Europa occidental y central, cuyo ámbito de poder recayó en el emperador romano germánico desde la Edad Media hasta inicios de la Edad Contemporánea.


Su nombre deriva de la pretensión de los gobernantes medievales de continuar la tradición del Imperio carolingio (desaparecido en el siglo X), el cual había revivido el título de de Emperador romano en Occidente como una forma de conservar el prestigio del antiguo Imperio romano. El adjetivo «santo» no fue empleado sino hasta el reinado de Federico Barbarroja (sancionado en 1157) para legitimar su existencia como la santa voluntad divina en el sentido cristiano.


Imperio británico

Comprendió los dominios, colonias, protectorados y otros territorios gobernados o administrados por el Reino Unido entre los siglos XVI y XX. Durante las primeras décadas del siglo XX, el Imperio británico abarcaba una población de cerca de 458 millones de personas y unos 33.700.000 km², lo que significaba aproximadamente una cuarta parte de la población mundial y una quinta parte de las tierras emergidas.1 El pico propiamente dicho se desarrolló durante unos 100 años (el llamado siglo imperial desarrollado entre 1815 y 1914), a través de una serie de fases de expansión relacionadas con el comercio, la colonización y la conquista, además de períodos de actividad diplomática. Probablemente, el punto de máximo auge imperial puede situarse entre 1890 y 1920. El Imperio facilitó la extensión de la tecnología, el comercio, el idioma y el gobierno británicos por todo el mundo.


La hegemonía imperial contribuyó al espectacular crecimiento económico de Gran Bretaña y al peso de sus intereses en el escenario mundial. En la actualidad países que son potencias mundiales o de una gran importancia política mundial son herederos del imperio británico: Estados Unidos, India, Canadá, Australia o Sudáfrica.

Imperio ruso

Es la denominación que se le da a Rusia entre 1721 y 1917. Abarcó grandes zonas del continente europeo, asiático y norteamericano, siendo el sistema político sucesor del zarato. La expresión «Rusia imperial» designa el periodo cronológico de la historia rusa desde la conquista de los territorios comprendidos entre el mar Báltico y el océano Pacífico iniciada por Pedro I hasta el reinado de Nicolás II, el último zar, y el comienzo de la Revolución de 1917.

La capital del imperio fue San Petersburgo (rebautizada en 1914 como Petrogrado). A finales del siglo XIX, el imperio comprendía 22.900.000 km². De acuerdo al censo de1897 su población alcanzaba 125.640.000 personas, habitando la mayoría (93,44 millones) en Europa. Más de 100 diferentes grupos étnicos convivían en el imperio (la etnia rusa componía el 44% de la población). Además del actual territorio de Rusia, en 1917 el Imperio ruso incluía territorios de los estados bálticos, Ucrania, Bielorrusia, parte de Polonia (Reino de Polonia), Moldavia (Besarabia), el Cáucaso, Finlandia, la mayoría del Asia Central y una parte de Turquía. Entre 1732 y 1867 el Imperio ruso también incluía Alaska, al otro lado del estrecho de Bering. El Imperio ruso estaba gobernado por una monarquía hereditaria liderada por un emperador autocrático (Zar) desde la dinastía Romanov. La religión oficial del imperio era el cristianismo ortodoxo, controlado por el monarca a través del Sagrado Concilio. Sus habitantes estaban divididos en estratos (clases) tales como nobleza, el clero, comerciantes, cosacos y campesinos. Los nativos de Siberia y Asia Central fueron oficialmente registrados como el estrato llamado extranjeros. Después de que la monarquía zarista fuese derrocada durante la Revolución de Febrero en 1917, Rusia fue declarada República bajo un gobierno provisional.

Imperio chino

El Imperio chino se entiende como el extenso periodo de la historia de China que puede calificarse de Imperio, es decir en el que el actual país de China estaba gobernado por un emperador. Dicha etapa de la historia comprende los gobiernos entre la dinastía Qin -221 a.C.- y la dinastía Qing -1912 d.C.-, con breves interrupciones por guerras civiles o fragmentación del territorio en diversos reinos. El primer Imperio chino unificado comenzó con el reinado de Qin Shi Huang. En el 221 a.C., el rey de Qin se autoproclamó Qin Shi Huangdi, o primer emperador de la dinastía Qin. El nombre China deriva de esta dinastía. Con la ayuda de un ministro legalista, Li Si, el emperador unificó el mosaico de estados feudales en un imperio administrativamente centralizado y culturalmente unificado. Se abolieron las aristocracias hereditarias y sus territorios se dividieron en provincias gobernadas por burócratas nombrados por el emperador. La capital de Qin, cerca de la actual ciudad de Xi’an, se convirtió en la primera sede de la China imperial.

Se adoptó un sistema de escritura y su uso se hizo obligatorio en todo el Imperio. Para promocionar el comercio interno y la integración económica, los Qin unificaron los pesos y medidas, la acuñación de moneda y las medidas de las hachas. Se adoptó la propiedad privada de la tierra y se aplicaron leyes e impuestos con igualdad. El primer emperador también intentó extender las fronteras exteriores de China. En el sur sus ejércitos marcharon hacia el delta del río Rojo, lo que en la actualidad es Vietnam. En el suroeste su dominio se extendió para englobar la mayor parte de las actuales provincias de Yunnan, Guizhou y Sichuan. En el noroeste sus conquistas alcanzaron Lanzhou, en la actual provincia de Gansu y el noreste, un sector de lo que hoy es Corea, reconoció la superioridad de los Qin. El centro de la civilización china, sin embargo, permaneció en el valle del Huang He. Aparte de la unificación y expansión del Imperio, el logro más conocido de la dinastía Qin fue la terminación de la Gran Muralla china. Desde su fundación, en 221 a.C., hasta su caída a principios del siglo XX, el imperio chino conoció 57 dinastías, unas nacionales y otras de procedencia extranjera.

Imperio japonés


Japón es la única potencia no europea que logra tener un imperio. A la manera de Rusia su imperio está unificado en torno al país metropolitano, pero es un imperio marítimo. Consta, sobre todo, de su área de influencia más próxima y de los países de donde obtiene la materia prima para su industria. Japón se expande por Manchuria, por la que entrará en guerra con China en 1890, por Manchuria y Formosa, por lo que entrará en guerra con Rusia en 1904, por Corea, etc. Su expansionismo llega hasta la segunda guerra mundial, cuando domina gran parte del sureste asiático y las islas del Pacífico. La occidentalización de Japón aumentó la necesidad del país de obtener materias primas. Además, el nacionalismo japonés se había incrementado en torno a la figura del Mikado. Durante la Primera guerra mundial Japón ingresó del lado de la Triple Entente, y ocupó militarmente las islas de Oceanía que pertenecían a Alemania, quedándoselas definitivamente después de los tratados de paz. Estas islas se convirtieron en la base de lo que los japoneses querían convertir en un gran imperio oceánico. Para esto invadieron Manchuria en 1933 y China en 1937. Esta expansión militarista chocaba frontalmente con los intereses de Estados Unidos, por lo que las relaciones entre ambos países se enfriaron.


El año 1941 los japoneses atacaron el puerto estadounidense de Pearl Harbor, lo que los llevó a una guerra que terminaron por perder, luego de que las ciudades de Hiroshima y Nagasaki fueran arrasadas por sendas bombas atómicas. Japón capituló, y el Mikado se vio obligado a renunciar a sus pretensiones de divinidad. El año 1947 se dio una constitución de corte más bien liberal, aunque conservando al Mikado como símbolo de la unidad nacional japonesa. La paz fue firmada oficialmente el año 1951, y ese año terminó la ocupación militar estadounidense en Japón. El país inició entonces un enorme esfuerzo modernizador en el área económica, que lo llevó a transformarse en un país tecnológicamente avanzado y a convertirse en una de las mayores potencias económicas del planeta.

Imperialismo coreano


El Gran Imperio de Corea, fue un imperio de Corea que sucedió a la Dinastía Joseon. En octubre de 1897, el Emperador Gojong proclamó la nueva identidad en el Palacio de Gyeongungung y supervisó la modernización parcialmente exitosa del ejército, la economía, las leyes de bienes raíces, el sistema educativo y varias industrias.


El objetivo primordial de la estrategia diplomática del Gran Imperio de Corea era defender la soberanía nacional ante el avance imperialista de Japón. Para llegar a esta meta, el gobierno de Corea barajaba las posibilidades de recibir apoyo de Rusia, así como de mantener, en lo posible, una posición neutral en el extremo oriente. Pero lo cierto es que a principios del siglo XX, Corea no estaba armada de suficiente poder para defender su soberanía, lo que ocasionó la infiltración de poderes extranjeros y finalmente sucumbió a la colonización japonesa. Sin embargo, también es cierto que los 13 años de existencia del Gran Imperio de Corea fue el primer paso del pueblo coreano hacia la era moderna. Durante aquellos años Corea se abrió al mundo con una postura de implementación de sistemas occidentales, iniciando avances en todos los aspectos de la sociedad, la educación, la medicina, la construcción y los transportes.


Los numerosos intentos y proyectos que puso en marcha el monarca Gojong prueban que este emperador no fue un líder ineficaz, sino tal vez todo lo contrario. Hoy que la República de Corea se sitúa en la mira de todo el mundo, tal vez sea hora de reconsiderar y reevaluar la auténtica cara del emperador Gojong que ha permanecido en la sombra de la ignominiosa historia del reino en decadencia. Gojong reconoció que la sociedad estamental era un obstáculo en el avance de su reino hacia la modernización, por lo que intentó desmantelar las ideologías conservadoras y de introducir cambios radicales en el gobierno. Estableció escuelas públicas para educar al pueblo y despertar su conciencia como dueños de la nación.


Imperialismo estadounidense


El concepto moderno de imperialismo es la práctica de dominación llevada a cabo por naciones con mayor poder económico y comercial, para ampliar sus influencias sobre naciones menos desarrolladas. El término es discutido, ya que algunos opinan que no hay tal imperialismo, otros que existe pero de forma benévola y otros que existe en deterioro de los países dominados.


Imperialismo estadounidense es un término utilizado para hacer referencia al expansionismo histórico y a la actual influencia política, cultural, militar y económica de los Estados Unidos de América a escala mundial.


Doctrinas seguidas y a veces propuestas por el propio gobierno estadounidense desde sus inicios, como la del Destino Manifiesto, Monroe y su Corolario Roosevelt, el Gran Garrote, la Doctrina de Seguridad Nacional, etc. y hechos como la conquista del Oeste, la guerra mexicana, las guerras bananeras, la guerra Hispano-Estadounidense y más recientemente la guerra de Vietnam, el bloqueo estadounidense contra Cuba, la Doctrina de la guerra preventiva, la guerra de Afganistán, Irak, etc., han hecho que "imperialismo estadounidense" sea un término aceptado por parte de la comunidad internacional. Para los críticos del imperialismo económico de EE. UU., éste se caracteriza por, entre otras cosas:

Llevar a los países a contraer préstamos que los comprometen con grandes deudas.

Traslado de filiales hacia los países subdesarrollados para conseguir mano de obra barata.

Control de la política de los países dependientes, e instalación de "gobiernos obedientes" que estén dispuestos a suscribir tratados comerciales que abaraten para EE. UU. las materias primas que éste necesita para el mercado mundial, y que eximan a sus empresas multinacionales de pagar aduanas en esos países.


En palabras de Eduardo Galeano, son medidas tendientes a evitar que estos países se desarrollen por sí mismos:


Hace tres décadas, la izquierda radical utilizaba el término "imperio estadounidense" en tono peyorativo. Ahora, ese mismo término ha salido del clóset: los analistas tanto de derecha como de izquierda lo están utilizando para explicar (si no es que para guiar) la política exterior de los Estados Unidos. En muchos sentidos, la metáfora del imperio es seductora. Las fuerzas armadas estadounidenses tienen alcance global, con bases militares en todo el mundo, y sus comandantes regionales a veces se comportan como procónsules. El inglés es una lengua franca, como el latín. La economía de los Estados Unidos es la más grande del mundo, y la cultura estadounidense es un imán.


LA REPÚBLICA GRIEGA


Es impresionante observar como desde hace dos mil quinientos años atrás, el hombre ya se agrupaba en ciudades cuyos ciudadanos se reunían en Asambleas, para tratar de resolver un problema, como hoy en día. Aun más alucinante es saber que ya por aquella época se hablaba de la posibilidad de que existiese una forma de gobierno en la que el poder residiera en el pueblo: la democracia. Y sobre todo porque muchos países europeos de hoy, son democracias, y porque durante ella, Atenas conoció su etapa de mayor esplendor.


PLATÓN


Nació hacia el año 427 a.c en el seno de una prominente familia ateniense. Muchos comentaristas asociaron su actitud crítica respecto a la democracia por haber nacido aristócrata, y es cierto que uno de sus parientes desempeñó un papel muy importante en la revuelta oligárquica del año 404. Su desconfianza respecto a la democracia no era mayor que la de Aristóteles, quien no era noble por nacimiento y ni siquiera era ateniense. El hecho más importante del desarrollo intelectual de Platón fue el de que en su juventud fue discípulo de Sócrates, de quien sacó el pensamiento que fue siempre lo fundamental de su filosofía política: la idea de que la virtud es conocimiento, y como tal, se puede aprender. Dicho de otra manera esto quiere decir que puede existir una vida buena, tanto para los individuos como para los estados, vida que puede ser objeto de estudio.


Para Platón la virtud existe por sí misma, es absoluta y la voluntad tiene poco que ver. La idea fundamental de La República la encontró en la doctrina de su maestro Sócrates de que la virtud es conocimiento. Su desgraciada experiencia política personal reforzó en él esa idea que acabó por cristalizar en la fundación de su Academia, con la finalidad de inculcar el espíritu del verdadero conocimiento como fundamento de un arte político filosófico.

Distribución de la sociedad por clases sociales:


Para Platón toda empresa cooperativa como la vida en comunidad se basa en el hecho de que cada uno realice la parte de trabajo que le corresponde. Para que esto funcione cada uno se debe de atener a su capacidad y a su función. Platón habla de distintas aptitudes naturales en cada ser humano. Esas aptitudes han de evolucionar en cada hombre con la ayuda de la educación, que según él, es la única vía posible para llevar a cabo tal tarea.


Esto nos lleva a la idea de que el hombre es un ser social y que a través de educarnos haremos que nuestras aptitudes naturales evolucionen. Para ello, el Estado, gobernado por filósofos reyes o sabios, será los encargados de dar la libertad al ciudadano para que encuentre sus aptitudes naturales y puedan desarrollarlas. El filósofo debe saber qué es realmente el bien, y en consecuencia, qué se requiere para hacer un estado bueno. Por otro lado se encuentra la clase de los trabajadores, cuyas aptitudes naturales han resultado ser de carácter artesano o agricultor. Los trabajadores son la base esencial de la política de intercambio que quiere llevar a cabo Platón, es decir, está claro que si cada trabajador se dedica a algo en concreto como por ejemplo a producir zapatos, producirá mucho más de lo que en su vida va a necesitar, por lo que intercambiará con el que produzca pantalones o manzanas todo lo que pueda. Pero claro, esto sólo se efectuará si cada uno se dedica única y exclusivamente a un oficio.


Por último se encuentran los soldados, que no son realmente lo que la palabra significa, sino que son ciudadanos con derecho a intervenir en política pero siempre respaldados por alguien de nivel superior. Por lo que no podrá gobernar sin algún otro que le guíe o le controle. Estos hombres controladores son los gobernantes, que son los que únicamente podrán llegar a ser filósofos reyes por sus capacidades naturales.


Esta estructura tiene dos consecuencias fundamentales: en primer lugar toda la inteligencia del Estado se concentra en la figura del gobernante, y el soldado no podrá realmente gobernar sino más bien obedecer. Por lo que es muy posible que el gobierno se transforme a despótico. Por otro lado, el gobierno tiene que ajustar de la mejor forma posible ese ideal de intercambio para que progrese el Estado. Tiene que favorecer al mayor número de personas posibles, para que todos los ciudadanos puedan desarrollar sus aptitudes. Si se consigue eso, se llegará al mejor estado posible, porque cuanto más conozcan y cuanto más intercambio se produzca mejor será la calidad del Estado.


Platón elimina la propiedad privada de los gobernantes. Los trabajadores, sin embargo, sí poseen tal derecho. Por otro lado, y respecto a la familia, Platón decide que los gobernantes sean los que regule la procreación de los seres humanos. Se abolen las relaciones sexuales monógamas permanentes. Así afianzándose de que los futuros hijos no salgan con mentalidades contrarias a las del Estado.

  • Decadencia de las Monarquías

El gobierno de la Antigua Roma comprende el conjunto de las instituciones a través de las cuales los antiguos romanos organizaron el ejercicio del poder político, primero en su ciudad y luego en su imperio. La historia de la Antigua Roma presentó cuatro formas de gobierno, a saber: Monarquía, República, Principado y Dominado.


MONARQUÍA: la monarquía romana abarca el período comprendido entre la fundación de la ciudad, el 21 de abril del año 753 a. C., y la expulsión de Tarquinio el Soberbio, último y despótico monarca, en el año 510 a. C. Según la tradición romana, el primer rey de la ciudad, y creador las primeras instituciones, fue Rómulo. Se designaba por ello al régimen monárquico como Constitución de Rómulo. Dichas instituciones eran tres: El Rey (Rex), el Senado (Senatus) y el Pueblo (Popolus).


REPÚBLICA: el régimen republicano de la Roma antigua abarca el período comprendido entre la expulsión de Tarquinio el Soberbio, en el año 510 a. C., y la llegada de Augusto al poder, el año 27 a. C. La constitución de la República Romana se basaba en el equilibrio de tres órganos que se controlaban mutuamente: Magistrados, Comicios y Senado. PRINCIPADO: el Principado, es la primera de las dos formas de gobierno que presenta el Imperio romano. Abarca el período comprendido entre la restauración nominal de la República, por parte de César Octaviano, en el año 27 a. C., y el inicio de las reformas del emperador Diocleciano, a partir del año 284.


El príncipe en rigor jurídico, no era un rey ni un dictador, sino un simple ciudadano al que se le reconocía una mayor auctoritas, en razón de la cual, el senado y el pueblo romano, le concedían una serie de honores, que invariablemente incluían los títulos republicanos de primer ciudadano (princeps civium), presidente del senado (princeps senatus) y general victorioso (emperador, en latín: imperator), además, de un conjunto de poderes que lo ubicaban en una posición privilegiada en el contexto institucional.


Toda vez que su fundamento último consistía en una cualidad moral, cual era la auctoritas, el título de príncipe (así como sus poderes asociados) no era hereditario. Jurídicamente, todo nuevo príncipe debía recibir sus poderes del senado y del pueblo romano, a través de la lex de imperio. En los hechos, era habitual que fuera el príncipe anterior quien designara a su sucesor. El procedimiento consistía en adoptar al elegido y otorgarle gradualmente el ejercicio de los poderes imperiales, especialmente el mando militar, para que así, llegado el momento, el senado y el pueblo no tuvieran otra alternativa que nombrarlo como nuevo emperador.


DOMINADO O MONARQUIA ABSOLUTA: es la segunda de las dos formas de gobierno que presenta el Imperio romano. Abarca el período comprendido entre el inicio de las reformas del emperador Diocleciano, en el año 284, y la destitución del último emperador del Imperio de Occidente, acontecida en año 476.


El Dominado significó para el príncipe dejar de ser tan sólo el primero de los ciudadanos (princips civium) y pasar a convertirse en "señor y dios" (dominus et deus). La realidad del irresistible poder imperial se deshizo de toda máscara, lo cual determinó el comienzo de un nuevo orden institucional. Todo poder tuvo, entonces, su fuente en el emperador, quien se constituyó en cabeza y punto de convergencia de nuevas estructuras administrativas; civiles, judiciales y militares. El emperador, desentendido del recato impuesto por el respeto a las formas republicanas (la llamada moderatio), adquirió la ceremonia y el trato de un monarca absoluto, pasando a ser su relación con el Pueblo, al decir de Amiano Marcelino, similar a la de un señor (dominus) con su familia.


LA CONQUISTA Y DOMINACIÓN COLONIAL EN AMÉRICA La conquista y colonización de América se refiere al proceso histórico por el cual diversas potencias europeas conquistaron y establecieron sistemas de dominación colonial en el continente americano, desde finales del siglo XV hasta el siglo XIX. Este proceso implicó la desaparición de los grandes imperios americanos, particularmente el Imperio inca y el Imperio azteca, así como el colapso demográfico de la población americana. Simultáneamente, las potencias coloniales impusieron el uso generalizado de idiomas europeos en América, principalmente el español, el inglés y el portugués.


La colonización española de América se inicia a partir de 1492 cuando el Descubrimiento de América permite a la Monarquía de España incorporar a su patrimonio los extensos territorios del continente americano, y someter a su dominio a los pueblos que los habitaban, extendiendo así el vasto Imperio Español.


Para ello se debió someter a varias culturas originarias ya establecidas cuando en el año 1492 los exploradores españoles llegaron a tierras americanas. En los aspectos más negativos de su dinámica colonial, el Imperio Español para sostenerse frente a otras potencias europeas, despobló España y consumió de América riquezas incalculables en recursos naturales y otros valores a lo largo de toda su permanencia. Por otro lado, y al principio de este choque de civilizaciones, algunos historiadores arrojan cifras de mortalidad de hasta 90 millones de nativos muertos, por lo cual diversas organizaciones que se atribuyen la representación de las comunidades indígenas reclaman el reconocimiento de un genocidio.


  • La conquista y colonización de los pueblos de América y sus implicaciones devastadoras para la población aborigen de América fueron las consecuencias inmediatas de este trascendental acontecimiento.

Colonización francesa de América Los procesos de colonización francesa se iniciaron a principios del siglo XVII. Durante el siglo anterior, los franceses habían intentado infructuosamente asentarse en territorio norteamericano y, a pesar de las dificultades, durante el siglo XVI los barcos pesqueros franceses visitaban con regularidad la costa atlántica del norte del continente. Esto venía motivado principalmente por la demanda de pieles en los mercados europeos y, por ello, los comerciantes franceses iniciaron un lucrativo negocio con los aborígenes norteamericanos. A principios del siglo XVII, Samuel de Chaplain fundó puestos comerciales en Nueva Escocia, Annapolis y Quebec (primera colonia francesa, fundada como parte de una factoría peletera) en la actual Canadá. Champlain no dudó en apoyar a sus aliados comerciales, los hurones, en sus guerras con otros pueblos indígenas del este de norteamérica. Otra colonia francesa fue fundada en Montreal, desde donde comenzó la exploración de la zona de los Grandes Lagos y del río Mississippi por parte de René Robert Cavalier.


A diferencia de los primeros colonos ingleses, que se quedaron en las costas y utilizaron intermediarios para comerciar con los indígenas, los franceses se adentraron en los bosques con la intención de ampliar las fronteras comerciales y religiosas con los nativos. Por ello, para la primera mitad del siglo XVIII había establecimientos franceses en Detroit, Niágara, Kaskaskia y Cahokia, en los territorios de Illinois y Nueva Orleans, en los actuales Estados Unidos de América. Estos puestos le proporcionaron a Francia el control de un territorio que se extendía desde Canadá hasta Luisiana, esto influyo en el desarrollo de todo el continente.


El gobierno francés también fomentó el establecimiento de colonias en el Caribe: en el transcurso del siglo XVII, conquistó las islas de Saint Christopher, Saint Croix, Saint Bartholomew, Grenada, Saint Martin, Tortuga, Marie Galánte y la parte oeste de La Española que se llamó Saint Domingue (Haití). La importancia de las colonias francesas fue básicamente económica y militar. Se encontraban cerca de las principales rutas de navegación españolas, lo que permitía interceptar sus barcos y establecer comercio. Las islas francesas tenían una economía conocida como "deplantación", basada en la producción y exportación de azúcar, algodón, cacao y tabaco. Por otro lado la mano de obra esclava también generaba grandes ganancias. Eventualmente las colonias francesas tuvieron mayor población esclava que blanca, uno de los factores que favorecieron su prosperidad económica.

Colonización portuguesa de América

La colonización portuguesa de América comenzó motivada por razones económicas y estratégicas. Por un lado las económicas a causa de la mercancia en las ganancias en el comercio con el Oriente y las posibilidades mercantiles del "árbol de Brasil", de cuya corteza se producía un tinte rojo usado para teñir textiles. Por el otro estratégicas, por el temor a una invasión española o francesa a su territorio. En 1530, la corona portuguesa envió a Martín Alonso de Souza a expulsar a los franceses que rodeaban las costas de Brasil, ya que eran tierras que pertenecían a Portugal desde 1500, cuando el navegante portugués Pedro Cabral había pisado esos territorios.


En 1533, Juan III de Portugal, dividió el territorio de Brasil en 15 franjas o capitanías, de 150 millas de ancho cada una, lo que influyó en el carácter privado de la colonización portuguesa. Estas capitanías fueron repartidas u otorgadas a nobles portugueses de forma vitalicia y hereditaria a fin de obtener el mayor rendimiento con el mínimo de costos para la metrópoli. Los nobles que recibieron las mismas se comprometieron a evangelizar a los aborígenes, reclutar colonos, y a desarrollar económicamente la capitanía. Durante 19 años la administración de las capitanías estuvo a cargo de los nobles, pero, en 1549, el rey nombró un gobernador general o "Capitan mayor" representante del rey que administraría toda la colonia. El propósito de este gobierno era que el rey de Portugal gobernara a Brasil con el asesoramiento del Consejo Ultramarino, además de unificar el gobierno colonial. Sin embargo, aunque se pretendió quitar poderes a los capitanes generales, realmente continuaron dominando la colonia. Ellos, perdieron solamente facultades políticas pero mantuvieron sus privilegios económicos y continuaron con la esclavitud indígena. Desde los comienzos de la colonización, una de las actividades principales realizada por los terratenientes o capitanes generales en Brasil, fue las cacerías indígenas con el fin de esclavizarlos. Estos organizaron compañías militares o bandeiras que se organizaron para realizar expediciones al interior del territorio y de la Selva amazónica, en busca de humanos para esclavizarlos. Aun así, los indígenas no fueron suficientes para la mano de obra por lo que recurrieron al uso de mano de obra africana (negros) a partir del 1530.

Colonización inglesa de América

Previo a la llegada de los ingleses a América, existían civilizaciones indias con estructuras sólidas que se habían forjado durante varios años. Para los ingleses, los habitantes de dichas civilizaciones no eran considerados humanos. Motivado por sueños de oro y gloria, apareció un nuevo tipo europeo: el colono anglosajón. Este nuevo personaje representaba la mayor referencia de poder frente a los pueblos sometidos, ya que la mayoría de personas fueron espectadores de las masacres cometidas en el actual Estados Unidos. La historia que sigue a partir de esto es la de opresión, abuso e imposición de nuevos modos de vida para los americanos. En cuanto al ámbito económico y político fue totalmente manipulado para los beneficios europeos, dejando a los intereses indígenas totalmente subordinados y sin valor social. Por lo que se transportaron a más de 40000 esclavos a través del Atlántico con la idea de poder aumentar el número de trabajadores y crecer en sociedad.


Colonización holandesa de América


Desde mediados del siglo XVI, comerciantes holandeses incursionaron en las colonias españolas de las Antillas, estableciéndose en las Antillas Menores (Curazao) y en zonas de Brasil de donde fueron expulsados en 1654. Aunque permanecieron en Surinam y parte de las Guyanas, donde desarrollaron durante los siglos XVII y XVIII una economía de plantación para abastecer de productos tropicales a Holanda. El desarrollo del sistema de plantación en estas colonias fue tan grande, que condujo a una de las mayores concentraciones de esclavos en el siglo XVII y a una feroz lucha de los esclavos por su libertad. En América del Norte comenzaron su entrada para el 1609, cuando Henry Hudson, un navegante inglés al servicio de una compañía holandesa, navegó por el río que hoy lleva su nombre, ubicado en el actual estado de Nueva York. Para 1621, la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales había establecido puertos comerciales en las cercanías de los ríos Delaware y Conncecticut como en Nueva York y Albany.


Las fricciones comerciales entre las colonias holandesas y las inglesas no se hicieron esperar. Los holandeses reclamaban el territorio de Connecticutt, a pesar de no conseguir su total dominio. En 1650+, se vieron forzados a cederle a los ingleses la parte este de Long Island. Entre ambas colonias surgieron disputas fronterizas y reclamos de violaciones a los acuerdos comerciales. Finalmente, en la década de1660, cuando estalló la guerra entre Holanda e Inglaterra, Nueva Holanda fue absorbida por los ingleses.


En cuanto al régimen administrativo implantado por los holandeses durante la época colonial se puede mencionar que en sus orígenes fue similar al inglés y al portugués dado el carácter de factorías o establecimientos comerciales que tuvieron sus efímeras colonias. Sin embargo, la colonia que durante varios años lograron establecer en Brasil fue gobernada por un miembro de la familia real. En las islas que conservó se estableció años después, un gobierno más subordinado a la Corona holandesa. Al fin, las colonias holandesas en América fueron efímeras, poco duraderas ya que sus intentos fueron frustrados por ingleses y portugueses, de ahí que sólo permanecieran con algunas posesiones del Caribe..

MUNDO UNIPOLAREditar

  • GLOBALIZACIÓN

La globalización es un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala, que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo unificando sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global. La globalización es a menudo identificada como un proceso dinámico producido principalmente por las sociedades que viven bajo el capitalismo democrático o la democracia liberal y que han abierto sus puertas a la revolución informática, plegando a un nivel considerable de liberalización y democratización en su cultura política, en su ordenamiento jurídico y económico nacional, y en sus relaciones internacionales. Este proceso originado en la Civilización Occidental y que se ha expandido alrededor del mundo en las últimas décadas de la Edad Contemporánea (segunda mitad del siglo XX) recibe su mayor impulso con la caída del comunismo y el fin de la Guerra Fría, y continúa en el siglo XXI. Se caracteriza en la economía por la integración de las economías locales a una economía de mercado mundial donde los modos de producción y los movimientos de capital se configuran a escala planetaria (Nueva Economía) cobrando mayor importancia el rol de las empresas multinacionales y la libre circulación de capitales junto con la implantación definitiva de la sociedad de consumo.


El ordenamiento jurídico también siente los efectos de la globalización y se ve en la necesidad de uniformizar y simplificar procedimientos y regulaciones nacionales e internacionales con el fin de mejorar las condiciones de competitividad y seguridad jurídica, además de universalizar el reconocimiento de los derechos fundamentales de ciudadanía. En la cultura se caracteriza por un proceso que interrelaciona las sociedades y culturas locales en una cultura global (aldea global), al respecto existe divergencia de criterios sobre si se trata de un fenómeno de asimilación occidental o de fusión multicultural. En lo tecnológico la globalización depende de los avances en la conectividad humana (transporte y telecomunicaciones) facilitando la libre circulación de personas y la masificación de las TICs y el Internet.


En el plano ideológico los credos y valores colectivistas y tradicionalistas causan desinterés generalizado y van perdiendo terreno ante el individualismo y el cosmopolitismo de la sociedad abierta. Mientras tanto en la política los gobiernos van perdiendo atribuciones ante lo que se ha denominado sociedad red, el activismo cada vez más gira en torno a las redes sociales, se ha extendido la transición a la democracia contra los regímenes despóticos, y en políticas públicas destacan los esfuerzos para la transición al capitalismo en algunas de las antiguas economías dirigidas y la transición del feudalismo al capitalismo en economías subdesarrolladas de algunos países aunque con distintos grados de éxito. Geopolíticamente el mundo se debate entre la unipolaridad de la superpotencia estadounidense y el surgimiento de nuevas potencias regionales, y en relaciones internacionales el multilateralismo y el poder blando se vuelven los mecanismos más aceptados por la comunidad internacional. La valoración positiva o negativa de este fenómeno, o la inclusión de definiciones o características adicionales para resaltar la inclusión de algún juicio de valor, pueden variar según la ideología del interlocutor. Esto porque el fenómeno globalizador ha despertado gran entusiasmo en algunos sectores, mientras en otros ha despertado un profundo rechazo (antiglobalización), habiendo también posturas eclécticas y moderadas.

  • MUNDO UNIPOLAR

Según posiciones de algunos autores, un mundo unipolar se refiere a un mundo con una sola opinión: capitalismo, sus características serían la dominación del mundo, hegemonía del poder, tanto económico, político, militar, etc. Anteriormente, la rivalidad entre la Unión Soviética y EE.UU. mantenía un cierto equilibrio, con la desaparición de la primera, la hegemonía norteamericana es dominante. Por eso se dice que la superpotencia que representa Estados Unidos es de carácter unipolar. Otras opiniones afirman que Estados Unidos no califica dentro del estatus de mundo unipolar, que por el contrario ejemplos de verdadera unipolaridad fueron los distintos imperios que nos antecedieron (imperio romano, imperio británico, imperio alemán, entre otros).


  • COOPERACIÓN

Se denomina cooperación a la ayuda voluntaria de un donante de un país (estado, gobierno local, ONG) a una población (beneficiaria) de otro. Esta población puede recibir la colaboración directamente o bien a través de su estado, gobierno local o una ONG de la zona. Los ámbitos cubiertos por la cooperación internacional son muy variados. Entre otros, se pueden citar los siguientes:


Mejorar la salud

Mejorar la educación

Mejorar las condiciones ambientales

Reducir las desigualdades en el ámbito social y económico

Sin embargo, en la actualidad, la definición de cooperación internacional es más amplia, porque responde al creciente desarrollo y complejidad de las relaciones internacionales. Es así, que la cooperación internacional conjuga hoy en día, la ayuda o apoyo al desarrollo con otros elementos como los de promoción comercial e intereses políticos y económicos. Esto permite que se entienda a la cooperación internacional como el conjunto de acciones a través de las cuales se intenta coordinar políticas o unir esfuerzos para poder alcanzar objetivos en plano internacional.

  • EL MUNDO MULTIPOLAR

El mundo multipolar, es el nombre que se le da actualmente, a las tirantes relaciones entre la diferentes grandes potencias, entre ellas están en América: Estados Unidos, Brasil, Chile, México y Venezuela, básicamente; la unión Europea, los países asiáticos en desarrollo o ya desarrollados: China, Japón y por supuesto la India, que se erige como la gran superpotencia.

Cuando llegó el nuevo siglo, se creía que EEUU, sería la única potencia mundial, pero fueron surgiendo nuevas potencias emergentes que cuestionan la supremacía estadounidense. Esas potencias emergentes erosionan la hegemonía de los EEUU, no la confrontan, sino que están adquiriendo importancia en un mundo cada vez más globalizado. Brasil, Rusia, China, India, Corea, Malasia, Singapur, Arabia Saudita, con fuertes economías y /o grandes reservas de petróleo, se asoman al mundo potenciando sus economías y enfrentando los desafíos que impone la economía mundial. EEUU, tiene grandes dificultades económicas, la guerra contra Irak, ha ido erosionando su poderío y si credibilidad, por lo tanto, ya otras naciones están haciendo sentir su influencia en el mundo, que ya no es unipolar.

Algunos presidentes del mundo afirman que es necesario lograr el equilibrio del universo mediante la consolidación de un mundo multipolar para salvar el planeta de la locura del imperialismo, el fascismo, las guerras y el intervencionismo. No se puede aceptar tutelaje de ningún poder extranjero, los pueblos son los dueños de la soberanía de las naciones, de las repúblicas. Luchamos y exigimos el respeto a esa soberanía, el reconocimiento a la soberanía e independencia de los pueblos. En ese camino nos conocimos, en la construcción de un mundo que no esté marcado por dos polos, mucho menos por un polo, porque nuestros pueblos fueron víctimas del mundo bipolar y unipolar.[[Archivo:]].


El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.